¿ Estás pensando comprar un coche de GNC ?…. esto te interesa

El GNC, o gas natural comprimido, en esencia metano, es una alternativa real para el funcionamiento de automóviles. En España llega muy tarde, pero en otros países es muy habitual.

El gas natural comprimido es el de menores emisiones contaminantes (dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas, monóxido de carbono), pero además resulta el más ventajoso económicamente hablando. Un coche de tamaño medio viene a consumir unos 3,5 kg de GNC, y a poco más de un euro el kilo (1,04) eso significa que se pueden hacer 100 km por menos de cuatro euros.

Los coches a GNC son bifuel, es decir, tienen dos depósitos de combustible, uno de la gasolina, y otro de gas, y pueden funcionar en cualquier momento consumiendo uno u otro.

 

ITV de automóviles a GNC

Conforme a la homologación europea ECE R110 relativa al GNC para automóviles, además de las revisiones pertinentes como coche de gasolina, cada cuatro años es necesario una revisión del tanque y de las conducciones de gas (tomando como referencia la fecha de fabricación del tanque de gas), mediante un control GFBM normalizado.

Si el coche está preparado de fábrica para utilizar GNC, no hay nada especial que hacer para utilizarlo o para pasar la ITV, con la misma periodicidad que si el coche fuera solo de gasolina.

Si el coche se adquirió sin estar preparado de fábrica para utilizar GNC, y se realiza una adaptación a posteriori en un taller especilizado, una vez completada la instalación se debe registrar y aprobar la modificación en la ITV, aportando la documentación técnica correspondiente (que facilita el propio instalador).

Seguridad

Un turismo a GNC suele considerarse algo más seguro que uno a gasolina. Los tanques de GNC son muy resistentes y es más difícil que sufran daños en caso de accidente que en un depósito de gasolina. El gas está acumulado a alta presión, así que en el peor de los casos lo que podría pasar es que se liberara bruscamente, pero sin llegar a incendiarse.

Mantenimiento

Normalmente el plazo para las revisiones periódicas de un coche a GNC es el mismo que para un coche de gasolina, dependerá de cada modelo, pero será alrededor de cada 15.000 o 20.000 km. El aceite del motor y el filtro de aire de admisión deben sustituirse puntualmente. Hay un filtro de gas que también debe sustituirse (cada 90.000 km normalmente).

En Europa la regulación ECE R 110 especifica que los tanques de acumulación de GNC en automóviles tendrán una vida útil máxima de 20 años.

 

Posibles averías

El gas natural es un combustible más limpio que la gasolina, y su combustión se realiza de manera muy completa, así que deja menos depósitos en inyectores y válvulas, por lo que el motor se mantiene limpio de manera natural, y se minimizan los problemas de obstrucción en los inyectores.

Además el índice de octano del GNC es de alrededor de 115, con lo que la autodetonación es menor, que no solo aporta la ventaja de un menor ruido y vibraciones, sino que se reduce el picado de biela. Así que en general la vida útil del motor se alarga gracias al GNC.

 

Impuestos y tasas que pagan los vehículos a GNC

Ahora mismo los vehículos a gas natural comprimido se pueden acoger al plan PIVE si sus emisiones son de hasta 160 g/km CO₂. Esto significa que pueden disfrutar de 1000 euros adicionales más de descuento si se entrega a cambio en la compra un coche viejo (de más de 10 años).

En cuanto al impuesto de matriculación, los coches a GNC lo pagan de la misma manera que cualquier otro, según sus emisiones de CO₂. Como muchos tienen emisiones que no superan los 120 g/km, resulta que pagan el 0% de IM.

En según qué ayuntamientos los coches a gas tienen un descuento en el impuesto municipal de circulación (impuesto sobre vehículos de tracción mecánica) de entre el 50 y el 75%. Como son de muy bajas emisiones, los ayuntamientos intentan de esta manera incentivar este tipo de coches, pues contaminan menos el aire de la ciudad (mucho menos NOx y casi ninguna partícula).

También por ciudades pueden disfrutar de una tarifa para aparcar en zonas de estacionamiento regulado (zona azul con parquímetro) inferior a la de otro tipo de coches (por ejemplo Madrid). En según qué Comunidades Autónomas pueden tener descuento en las autopistas de peaje (por ejemplo Cataluña).

El gas natural comprimido disfruta de una exención fiscal, por lo que el kilo de GNC está menos cargado de impuestos que la gasolina y el gasóleo. Esto durará varios años. El plan de la Unión Europea es que cada combustible tenga una carga de impuestos proporcional a cuánto contamina, y aunque se termine la exención, siendo de los carburantes de origen fósil el que menos emisiones genera, su carga impositiva seguirá siendo también menor que la de los otros.

 

Comparte esto:

Publicado en gnc, gnl, gnv, kit dual fuel, normativa, vehiculo ligero, vehiculo pesado y etiquetado , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *